燕ensamiento evolucionista hoy?

燕ensamiento evolucionista hoy?
Autor(es):  Paulina Rodr璲uez
Editorial:  CIESAS - CdMx
Año:   2020
Núm. de páginas: 2p.
País:  M憖ico
Idioma: Espa隳l



Palerm, 聲gel. (2005). Juristas y etn鏊ogos, En Historia de la etnolog燰 2: Los evolucionistas. Universidad Iberoamericana/Colecci鏮 teor燰 social. pp. 167-225.

Los or璲enes del registro etnol鏬ico tienen una estrecha relaci鏮 con las teor燰s evolucionistas. A criterio de 聲gel Palerm, este renace de dos grandes factores decisivos que fueron delineando un etnocentrismo creciente: 1) la nueva expansi鏮 imperialista de mediados del S. XIX, que reproduc燰 lo ocurrido en los S. XV y XVI, pero ahora bajo un esquema de capitalismo industrial; y 2) el inter廥 por el derecho comparado y la historia del derecho.

El conocimiento del derecho fue una de las aspiraciones de universalidad que bajo la idea de un reordenamiento social homog幯eo y racional, funge como principio ordenador de toda sociedad, present嫕dose as como una poderosa herramienta de uniformidad reglamenta. Por tanto, del acercamiento a la alteridad bajo esquemas de esta teor燰 universal resultaban interpretaciones evolutivas, que coincid燰n con las tendencias imperiales y colonizadoras de ese momento hist鏎ico.

La institucionalizaci鏮 acad幦ica y profesional de la antropolog燰 como disciplina es el m嫞imo resultado de la influencia de la historia de la etnolog燰. Por ello Palerm dedica algunas p墔inas a la compilaci鏮 de las principales influencias y postulados del pensamiento evolucionista, centrando su atenci鏮 en los v璯culos entre la etnolog燰 y el derecho. De esta manera, comienza en el a隳 1861 con dos importantes obras dedicadas a la evoluci鏮 de la familia como instituci鏮 social: El Derecho Materno de Bachofen y La Ley Antigua de Maine. Bachofen, con un m彋odo puramente hist鏎ico a partir de Grecia y Roma, intent demostrar que en el proceso evolutivo de las instituciones familiares existi una cultura matriarcal. Con fundamento en una tradici鏮 m癃ica, concluye que la familia nuclear, mon鏬ama y patriarcal no era la forma originaria de la familia. Por otro lado Maine bajo un m彋odo tambi幯 hist鏎ico, pero enfatizando el an嫮isis comparativo, argumenta a partir del estudio de aldeas de la India y el Este de Europa que las sociedades primitivas estaban organizadas sobre el parentesco, formas de propiedad comn y privada. Palerm resalta que el esquema evolutivo de Maine no es unilineal; al contrario sugiere caminos evolutivos distintos entre Oriente y Occidente.

Tres a隳s despu廥 de estas obras fue publicada La ciudad antigua de Fustel de Coulanges. Este toma una vez m嫳 como modelos a las instituciones de Grecia y Roma para desarrollar propuestas organizadoras en clases sociales y propiedad privada proponiendo que 廥tas segmentan el derecho de los bienes; su tesis central es en mostrar que la familia siempre ha sido patriarcal y se organiza por medio de la religi鏮. En 1865 surge una de las propuestas m嫳 detalladas del evolucionismo social unilineal con El Matrimonio Primitivo de McLennan, quien estableci importantes ideas en la 廧oca, como el m彋odo de estudio de las supervivencias m嫳 antiguas en las sociedades modernas. Sin embargo queda bastante limitado porque su investigaci鏮 carece de trabajo de campo y solo se centra en ejemplos etnogr塻icos de Asia. Esta ser una caracter疄tica de la estrechez intelectual de la escuela brit嫕ica. Siguiendo los postulados m嫳 influyentes de la 廧oca victoriana, Palerm incluye en esta compilaci鏮 uno de los argumentos que describe como una versi鏮 popular de la etnolog燰, destinada a explicar la inferioridad natural de los pueblos, y justificar ideol鏬icamente el imperialismo. Se trata de las propuestas de Lubbock, en cuyas obras, Tiempos Prehist鏎icos (1865) y El Origen de la Civilizaci鏮 (1870) se empe鎙 en mostrar estadios de razas inferiores que en numerosas ocasiones iguala con h墎itos de animales, justificando, por ejemplo, que si en la vida salvaje no existen cr璥enes como en las sociedades civilizadas, ello tampoco resulta meritorio, ya que en la vida primitiva carecen de tentaciones. Inequ癉ocamente Palerm tacha esta postura como racista, colonialista y deshumanizante al tiempo que muestra sus contrapesos te鏎icos desde la escuela norteamericana con Boas y Malinowski. Hasta aqu considera Palerm que se ha desarrollado una propuesta en la etnolog燰 m嫳 o menos unificada, fundada en utilizar m彋odos hist鏎icos y comparativos. Los estudios sobre la evoluci鏮 del campesinado tambi幯 tuvieron un lugar importante en 廥te proceso anal癃ico. Kovalevski desde la escuela rusa discute el origen asi嫢ico de la comunidad rural. Esta escuela es considerada por Palerm como la m嫳 importante del mundo; mientras que en Espa鎙, se desarroll el colectivismo agrario (1898) con su exponente Joaqu璯 Costa. Ambos pa疄es, ubicados en la periferia del desarrollo industrial europeo, contaban con una tradici鏮 fuertemente agraria. Sin embargo, como se鎙la Palerm, los estudios del campesinado, a pesar de ser clave en la historia de los movimientos pol癃icos del S. XIX y en el cambio de las relaciones sociales de la industrializaci鏮 y el capitalismo, fueron abandonados por la etnolog燰. Pues esta disciplina puso sus esfuerzos e inter廥 en el estudio de los llamados pueblos primitivos. Para finalizar los aportes m嫳 relevantes del evolucionismo social, Palerm concluye con Henry Morgan, de quien destaca sus aportes al estudio de los sistemas del parentesco a partir de su trabajo con los iroqueses, mencionando igualmente las fuertes cr癃icas antirracistas de la escuela boasiana, la cual comienza a predominar dentro de la teor燰 etnol鏬ica de principios del siglo XX. Con Morgan, Palerm cierra la 廧oca del evolucionismo, resaltando las formas de gobierno y propiedad de sus postulados y sentando las bases del pensamiento para teor燰s de mucha concurrencia, como es el marxismo.

Si bien, los argumentos en materia de teor燰 evolutiva pudieran parecernos a destiempo en nuestro entorno contempor嫕eo, donde ni 彋icamente ni metodol鏬icamente resultan productivos para un an嫮isis social, es posible inferir numerosas propuestas actuales con fundamento en el evolucionismo. Lo que nos deja ver Palerm es que el modo interpretativo de la teor燰 evolucionista resalta firmemente el racismo y clasismo que justifica profundos anclajes de estratificaci鏮 social que dan sustento a ordenamientos pol癃icos y econ鏔icos. Esta es la finalidad de la teor燰 evolutiva social que por mucho se aleja de la teor燰 evolutiva biol鏬ica, donde el concepto evoluci鏮 est enfocado a se鎙lar procesos de adaptaci鏮 y no a la jerarquizaci鏮 de las especies. Por tanto, podemos concluir que la propuesta social del evolucionismo, es un proceso que se parece m嫳 a una ramificaci鏮 de diversas tendencias de sucesos, dispares y complejos, que a una propuesta unilineal y patriarcal. Las aspiraciones al universalismo junto a la normatividad jur獮ica actual reiteran postulados que ya cre燰mos superados. Por ello, lo inimaginable de este ejercicio fue leer acerca de los evolucionistas y encontrarme con un espejo de antecedentes que no han perdido el hilo hasta nuestros d燰s.

Infantilizar a otras poblaciones y ubicarlas dentro de una escala jer嫫quica del desarrollo hegem鏮ico, es construir propuestas con ideas muy cercanas a los prejuicios coloniales de Lubbock, reivindicando de esta manera la aplicaci鏮 monol癃ica de una sola alternativa jur獮ica cuando las posibilidades de coexistencia normativa existen, desde siempre, en caminos diversos. Los postulados del evolucionismo encuentran hoy trincheras muy espec璗icas de justificaci鏮 imperialista, que an no dejan atr嫳 el yugo colonizador que les dio origen.




Para citar: Paulina Rodr璲uez (2020). 燕ensamiento evolucionista hoy?. Colección . M憖ico: CIESAS - CdMx. 2p. Consultado el 08 Aug 2020 en Leyendo a 聲gel Palerm, https://leyendoapalerm.alterum.info/?p=42